Publicado en Una Parte De Mí

Érase Una Vez…

Un grupo de créditos que se hacian llamar créditos de libre configuración, acompañaban a unas amigas que a su vez, eran diversos grupos, el primer grupo se llamaban las troncales, duras y pijas, tenían el control sobre el resto, el segundo grupo las obligatorias, te obligaban a hacer cosas imaginables y finalmente, las optativas, estás son mis favoritas porque al fin y al cabo, optan por hacer lo que ellas quieren, siendo ellas mismas.

Nuestros amigos los créditos un dia paseaban por su expediente, su punto de encuentro, un lugar dónde compartían anécdotas y confesiones y se dieron cuenta de a pesar de que eran dos, no eran suficientes, el pánico se apoderó de ellos. Llamaron a sus amigos del COIE y 2 créditos se ofrecieron a hacerles compañia. Más tarde buscaron opciones y alternativas y encontraron una, después de tres semanas consiguieron juntarse con 6 créditos ingleses, que a pesar de que no dominaban a la perfección el idioma, se sentían satisfechos por el trabajo realizado.

Pasó un tiempo y nuestros 10 créditos compartian grandes momentos irrepetibles y únicos, momentos que se quedarán en la memoria de todos ellos. No obstante, no eran suficientes, buscaron y rebuscaron otras alternativas para aumentar su grupo y se toparon con 8 créditos informáticos, aunque 4 de ellos eran muy listos ya que sobrevivieron a un curso de internet avanzado, aunque más bien era para tontos, en cambio, para los otro 4 restantes se volvieron más expertos con word, ya que básicamente sus conocimientos eran escribir y guardar.

El grupo crecia, eran un total de 18 y aún quedaban 2 para completar el grupo de créditos. Nuestros amigos buscaron y rebuscaron, encontraron 2 créditos que se encontraban en el Museo del Prado pero claro, no eran gratis y les dijeron a ellos que tenían que pagar una cantidad si querian quedarse con ellos, nuestros amigos se negaron por completo a pagar una cantidad elevada, dado que no eran créditos bancarios ni mucho menos.

Como la unión hace la fuerza y llegaron fuentes cercanas sobre un curso en el que les estaban esperando 2 créditos, no se lo pensaron dos veces y durante tres dias, tanto por la mañana como por la tarde, hicieron todo lo posible por animar a esos 2 créditos que les faltaban, a que se unieran a su grupo.

Dicho y hecho, aunque a pesar de las horas de esfuerzo tienen que redactar una memoria dejando claro que su único propósito era conseguir 2 créditos.

Al final consiguieron juntarse los 20 créditos, sin embargo, tienen que hacer todo lo posible porque 6 créditos de una troncal, no les haga la vida imposible ¿Lo conseguirán?

Colorín colorado, este cuento se ha acabado.

True Story

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s